domingo, 30 de junio de 2013

taller 223 sujeto colectivo


el taller en acción dio a lugar a la conformación de un sujeto colectivo

este sujeto se constituyó por infinitas redes de vínculos que comparten desde los mas aburridos conceptos teóricos hasta los mas bizarros grupos de whatsapp

así de complejo: serio, gracioso, irreverente, entusiasta y único, este grupo terminó cumpliendo con la mejor aspiración de un curso: generar conocimiento nuevo desde lo individual y desde el grupo
un placer haberlos tenido este año!!  



























fotos: gustavo barbosa 

5 comentarios:

  1. La Fadu entre muchas virtudes también podría pecar de fría e impersonal, y sería casi lógico pensar así. Sin embargo, hay una calaña de docentes que lejos de instalarse en esa cómoda mirada distante, investiga otras maneras posibles, muchas veces, las más, con un enorme esfuerzo personal.
    Eso es lo que venimos llamando el acto pedagógico amoroso, un término de difícil digestión en el universo universitario.
    En esta particular circunstancia de llevar algunos años juntos, docentes y estudiantes, inevitablemente transitan ese espacio del afecto. En el caso particular de Moira y sus secuaces, Lu, Nico y Celeste, este clima se respira en cada minuto del taller y queda amplificado en cada trabajo.

    Adhiero al placer de Moira y me sumo en lo amoroso sin embargo alguno

    Salud a todos 223!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me da un poco de miedo esta declaración afectuosa con la mesa de Michel & Cía pero...

      Eliminar
  2. jaja....a mí me da miedo y mucho....

    todo lo que dice barbosa lo incluye sin ninguna duda en nuestro taller
    por eso están acá sus fotos tomadas con todo el afecto del que habla
    besos besos, moi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. se agradece pues...
      besos también

      el doble huésped

      Eliminar
  3. Hemos transitado los talleres de la Fadu durante muchos años y en distintos andariveles y estados, lo cual habla al menos de cierta experiencia.
    Hoy terminó una de esas etapas, en este caso en la carrera que nos es tan natural y en el área que nos es casi existencial, morfología... presenciando la despedida del taller 223, en el medio de firmas de libretas y caras de "se pueden apurar!", no pude dejar de percibir la atmósfera de emoción que se desplegó al son de las palabras de Moira, de la que no dejo de sorprenderme claro, pero el hecho de derretir, al menos por un vibrante momento, la aparente desganitud del turno mañana, se constituye para mí en un doble mérito de todos los participantes.
    Esto habla de esas bellas prácticas docentes que tanto nos importan a Moira, a estos jóvenes docentes y a mí.
    Salud entonces taller 223 y muy buena suerte.

    ResponderEliminar